Levantarse cada mañana con pestañas increíbles sin necesidad de maquillaje alguno, suena a un sueño, pero…es posible. Desde hace ya algunos años, existen maneras para lograrlo. Entre ellos, están el lifting de pestañas y las extensiones de pestañas. Aunque ambas técnicas son tratamientos de belleza destinados a realzar tus pestañas y lograr una mirada de alto impacto, hay varias diferencias entre ambas. En el artículo de hoy, vamos a hacer un análisis y comparación entre las dos, para que puedas disponer de todos los datos para elegir cuál es mejor para ti:

¿Qué es el lifting? ¿Qué son las extensiones?

Antes de entrar de lleno en las diferencias entre ambas técnicas, vamos a definir cada una:

El lifting de pestañas (del inglés lift, levantar o alzar) es un tratamiento por el cual se curvan las pestañas naturales desde la base, llegando incluso a las pestañas más cortas y revelando el largo máximo de cada pestaña natural. El resultado son unas pestañas visiblemente más largas, densas y espesas. En el mismo tratamiento se suele aplicar también tinte, oscureciéndolas y dándole brillo e intensidad (algo que viene especialmente bien para las pestañas más claras o que han perdido pigmentación); y keratina, para hidratarlas al máximo y lograr flexibilidad.

Las extensiones, por su parte, consisten en la aplicación de forma manual de una o varias extensiones de pestaña por cada una de las pestañas naturales hasta completar el 100% de las pestañas medianas y largas. Dentro del mundo de las extensiones de pestañas, existen varios tipos de longitud, diámetro, color, curvatura y técnicas (1×1, volumen…).

Lifting vs. extensiones de pestañas

Una vez hemos definido ambos tratamientos, y ya está todo aclarado respecto a en qué consiste cada uno, veamos los que serían los pros y los contras de cada uno:

Lifting

Empezando por el lifting, quizás uno de los aspectos que lo hacen un tratamiento atractivo para muchas, es que es un tratamiento bastante rápido (tan solo 45 minutos) y económico, y sin embargo sus efectos se mantienen durante 6-7 semanas. Otro de los grandes pros es que no requiere prácticamente ningún tipo de cuidado especial.

En contraposición, las extensiones requieren un poco más de tiempo para su colocación, entre hora y media y dos horas, dependiendo del tipo de extensión que se escoja. Los resultados se mantienen más o menos durante un mes, y si se desean mantener las extensiones por más tiempo, es necesario hacer rellenos cada 3-4 semanas. Algo que gusta mucho a las usuarias de extensiones es que, dentro de las extensiones, existe todo un mundo: básicamente, puedes customizar tu mirada, al poder elegir cómo de largas, dendas y espesas deseas tus pestañas (siempre asesorada y guiada por una profesional), así como la técnica que se va a utilizar (1×1 o volumen, y dentro de las extensiones volumen existen varios tipos).

Cuidados y rutina de higiene

En cuanto a los cuidados, aquí reside uno de los factores que puede echar para atrás a algunas personas: es cierto que las extensiones requieren algo más de dedicación. Por ejemplo, cuando se tienen extensiones, las pestañas no se deben frotar, ni se deben aplicar cremas o productos con aceites encima de las extensiones, y se deben evitar las saunas o baños de vapor, o sudar en exceso.

Es decir, como estamos viendo, para mantener las extensiones en condiciones óptimas, se debe seguir una rutina de higiene y cuidados para evitar su caída prematura o una deformación de las mismas.

Es necesario destacar que ambos procedimientos son completamente indoloros, y no dañan la pestaña natural.

Una vez hemos enumerado esta pequeña recopilación de “pros y contras”, algo muy a tener en cuenta a la hora de comparar ambos tratamientos (y de finalmente decidirnos por uno u otro) es el resultado final que vamos a obtener con uno y otro. El lifting curva, alarga y eleva las pestañas, consiguiendo sacar el máximo provecho de tu pestaña natural hasta límites insospechados. El resultado son unas pestañas en su máximo esplendor 24/7, pero que nadie sospechará que son artificiales. De hecho, no lo son: son tus pestañas naturales, solo que con un lift.

Extensiones de pestañas

Las extensiones, por otro lado, también tienen un efecto muy natural –nadie sabrá que las llevas excepto tú-, pero ciertamente consiguen unas pestañas espectaculares. Y es muy importante destacar aquí que dichas pestañas espectaculares pueden ser logradas por cualquiera al colocarse extensiones, es decir, no necesitas tener pestañas largas o gruesas de por sí para conseguir unas pestañazas. Mientras que, con el lifting, si tus pestañas son cortitas y escasas, quizás el resultado que obtengas al elevarlas no sea tan impactante como buscabas.

¿Cuál es la técnica ideal para ti?

En definitiva, ninguno de los dos tratamientos es mejor que el otro: el ideal para ti será que el que mejor se adapte a tus necesidades. Por otro lado, dependiendo de tu tipo de pestañas, las profesionales podrán aconsejarte más una técnica u otro. En Córdoba, Tu Cara Bonita es un centro especializado en extensiones de pestañas y lifting. Si quieres ponerte en manos de expertas, y dejarte aconsejar, ellas son una opción inmejorable.

Abrir chat